sábado , junio 23 2018
Home / Actualidad / Carnaval de Barranquilla una cita con su historia tradición y cultura.

Carnaval de Barranquilla una cita con su historia tradición y cultura.

La puerta de oro de Colombia celebró su fiesta más anhelada, el Carnaval de Barranquilla declarado Patrimonio Cultural de la Nación y Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.
Fue un espacio para revivir la historia que ha pasado de generación en generación, un encuentro para homenajear a nuestros ancestros, un símbolo de resistencia de los pueblos indígenas y africanos sometidos durante la colonización, es el camino trazado entre gaitas y tambores hacia ese sueño llamado libertad. Es la representación de lo que somos: un país pluriétnico y multicultural.

La música como instrumento de rebelión y resistencia fue usada por nuestros antepasados para sobreponerse a las situaciones difíciles de la época no es solo una combinación de ritmos de flautas gaitas y tambores es la representación de rituales ancestrales donde el dolor y la tristeza traspasaban las barreras del yo, es convertir la música en un nosotros y si lo llevamos a la contemporaneidad se vio reflejado en cada gran rueda de cumbia que acompaño las noches de carnaval, donde sin importar genero raza o patria, todos bailamos un mismo son, celebramos esos ritmos que fueron menospreciados por los altos mandos en época de la colonización pero que hoy en día son nuestro orgullo y nuestra representación ante el mundo; la música permite abrir espacios para compartir las tradiciones y expresiones populares de diferentes regiones como Sabanalarga, Córdoba Cartagena, San Basilio de Palenque y por supuesto Barranquilla entre otras.

Son los desfiles como el de la gran parada de Carlos Franco que inicia en el barrio Olaya, los que permiten visibilizar el trabajo de cientos de artistas que acuden al llamado de carnaval, grupos folclóricos de diferentes regiones quienes dieron una muestra de disciplina y derroche de talento que los caracteriza ; representaron algunas danzas tradicionales como la de los diablos arlequines, son de negro, la danza del garabato, danza de los gusanos, danza del congo y la querida cumbiamba con su Juepa juepa ¡juepajee! que me eriza la piel, coloridos disfraces se pavonearon entre los espectadores, no hubo exclusión, no se necesitó un palco para celebrar que Joselito había resucitado y andaba en verbena. Los Asistentes se posaron sobre los andenes escogiendo el mejor lugar para poder observar todo el desfile, hombres y mujeres fueron contagiados por los diferentes ritmos caribeños que hizo sus cuerpos bailar… Definitivamente una ola de alegría fue propagada por las fuertes brisas sobre la calle 44.

‘’Quien lo vive, es quien lo goza’’ no en vano esta es la frase que más se encuentra alrededor de toda la ciudad ; barranquilleros, miles de turistas de Colombia y el extranjero disfrutamos de 4 días de puro jolgorio, el ambiente de carnaval se sintió recorriendo sus calles, viendo las casas que parecían museos jocosos con antifaces de colores y con los personajes más representativos del carnaval, fue presenciar como cualquier calle o esquina se convertía en pista de baile, que fuimos un montón de desconocidos haciendo el trencito, que no había excusa para no moverse y dejar que los hombros y el cuerpo fueran invadidos por la mezcla de ritmos fuertes y arrebatados que emanaban los picós, fue una caja de maicena, una botella de Ron Butifarra a las 2 de la mañana y Mondongo de medio día… Fue el regreso a un pasado que aún tiene mucho por contar.

Comments