martes , junio 18 2024

Kung fu panda 4: El sacrificio del Guerrero Dragón para continuar una franquicia

Luego de su última entrega en 2016, la franquicia del panda regresa al cine para revitalizar a un DreamWorks Animation un poco golpeado por sus títulos anteriores al no encontrar una nueva marca taquillera. Tal vez esa sea la razón por la que el Panda Po regresa a la gran pantalla con una nueva aventura que poco le entrega a la escuela de las artes marciales en el cine, esa que proviene de Bruce Lee, Li, Liang o Jackie Chan, así haya

interpretado la voz del Mono en las películas anteriores en inglés. Hace 16 años el Panda Po creó un personaje carismático, con mensajes potentes que le llevaron al público una aventura épica, con frases que, hasta hoy en día, son referentes para el género y la riqueza de la cultura asiática, que en su cuarta entrega no pasa. En esta nueva aventura, Po conoce a Zhen, una astuta y rápida ladrona, cuyas habilidades son de gran ayuda, que resulta un personaje genérico y predecible.

(from left) Shifu (Dustin Hoffman) and Po (Jack Black) in DreamWorks Animations Kung Fu Panda 4, directed by Mike Mitchell.

Juntos se enfrentarán a La Camaleona, una malvada hechicera. Gracias a su poder todos los villanos a quienes Po ha vencido en el pasado pueden regresar y en su empeño por proteger el Valle de la Paz de las garras de hechicera, el dúo formado por Po y Zhen tendrá que trabajar en equipo.

En este viaje Po descubrirá varias cosas, entre ellas, que los héroes pueden encontrarse en donde menos se espera, una historia con un argumento tantas veces visto, pues Kung fu panda 4 intenta repetidamente encontrarse con su audiencia, gracias a referencias a anteriores películas y por supuesto, a sus personajes de siempre (Tigresa, Víbora, Grulla, Mono y Mantis). Una historia que desde el inicio se sabe para dónde va, con la carencia de siempre en las voces de sus protagonistas, que pudo acomodarse a un moderado presupuesto de 85 millones de dólares, con grandes posibilidades de convertirse en un éxito de taquilla.

(from left) Po (Jack Black) and Zhen (Awkwafina) in DreamWorks Animations Kung Fu Panda 4, directed by Mike Mitchell.

La película no encuentra un sentido épico como en su primera y segunda partes, mucho menos la construcción de ningún personaje, ni su villano, que solo se remite a personajes anteriores para recrear el conflicto y la trama que fácilmente cautiva al público más pequeño.

En mi opinión es allí donde la película más falla. La falta de recursos narrativos solo se enfoca en captar nuevas audiencias y abrir nuevas ventanas para poder justificar nuevas entregas que nuevamente hacen que pierda calidad, más allá de personajes con buena recordación como los pequeños conejos llenos de violencia, su construcción preestablecida de donde se rigen todas las anteriores entregas, y uno que otro mensaje sobre esta mística tradición milenaria del Kung Fu.

Three bunnies in DreamWorks Animations Kung Fu Panda 4, directed by Mike Mitchell.

Kung fu panda 4 es una película que no aburre, entretiene y cumple una vez más, mediante las aventuras de este Guerrero Dragón, que no te llevarás a casa como la primera, que está contigo un buen tiempo y la adaptas a tus días de vez en cuando. Ahora solo se trata de marcar una continuación, sacrificando aspectos importantes de Pu por un nuevo personaje.

¿Vale la pena sacrificar una vez más calidad por continuidad? Juzguen ustedes.  

 

Más noticias de cine: https://revistabombea.com/category/cine/  Conócenos en Instagram: https://www.instagram.com/revistabombea

Gracias por visitarnos, si te gustó no dudes en compartir el artículo (abajo encontrarás los botones para hacerlo a un sólo click). Si quieres que publiquemos tú información ingresa Aquí
La Revista Bombea es un portal digital de cultura y entretenimiento creado en 2010. Se encarga de la difusión de información sobre actividades y novedades culturales en Colombia y el mundo. Tiene como misión ser una plataforma para que nuevos talentos proyecten su carrera en las áreas de la comunicación audiovisual y el periodismo.